martes, 10 de febrero de 2015

El héroe bárbaro

Con todo, vestir algo de armadura no está de más.
En el número treinta de la revista Líder aparece un escenario que me gustó bastante. Se trata de La Casa de Madame Charstenam, una aventura escrita por Roberto Alhambra para RuneQuest, pensada para ser jugada por un único PJ.

El caso es que estoy pensando en adaptar el escenario original para dirigirlo con RQ6, cambiando además su ubicación original de Glorantha al mundo de Xoth, mucho más apropiado para una partida de Espada y Brujería que en sí misma no es sino la adaptación de un cómic de Conan.

Pero claro, se trata de RuneQuest, un sistema que dice que si un tipo vestido con sólo un taparrabos, se enzarza en un combate a espada con un grupo de guardias armados, el resultado más previsible es que acabe fileteado, a poco competentes que sean sus adversarios. Más todavía si tenemos en cuenta que la magia no será un recurso disponible para el PJ. Jugar un escenario en solitario como el de la Líder, se vuelve demasiado letal, probablemente, para un único personaje. Así que creo que se requieren ciertos ajustes.

Las modificaciones que propongo no tienen por objeto conseguir que el PJ pueda derrotar con facilidad a cuanto oponente se le ponga por delante. Meramente se trata de aumentar un tanto sus posibilidades de supervivencia. Careciendo del apoyo de un grupo de aliados -los otros PJ-, y sin magia de curación o de combate a su alcance, cualquier tropiezo puede suponer una caída definitiva. De lo que se trata es de darle un poco más de margen.

En realidad se trata de unas pocas cosas bastante sencillas:

-Primero, aumentar los Puntos de Golpe del PJ. Doblar los iniciales es una buena forma de, si bien no asegurar que se mantenga en pie en cada batalla, sí que seguirá de una pieza, pues resulta mucho más complicado que sufra una Herida Grave. 

Se puede llevar el asunto más lejos todavía, triplicando los PG. En ese caso, a poco que su CON y TAM tengan valores normales, su resistencia al daño equivaldría a la de criaturas como el cíclope. Esto es quizá llevarlo un poco lejos si lo que se pretende, como es el caso de la partida en la que estoy pensando, es más hacer pasar al PJ por varios combates con poco tiempo para descansar, y luchando además contra oponentes que son principalmente humanos.

-Segundo, hacer lo propio con los Puntos de Suerte. Doblar, o incluso triplicar este recurso le resultará muy útil al PJ, y sin hacerle parecer un superhéroe, como en el caso de unos Puntos de Golpe excesivamente inflados.

-Y en tercer lugar, otorgar al PJ un Estilo de combate a la altura de las circunstancias. En este caso, se me ocurre el siguiente:
  • Héroe Bárbaro (Espada ancha, espada larga, hacha de batalla, gran hacha, daga, armas improvisadas, desarmado). ¡Venid a morir, perros!
Rasgo de estilo: ¡Venid a morir, perros! Cuando el poseedor de este rasgo quede trabado en una misma ronda a más de un oponente, sus Puntos de Acción aumentan en uno por cada adversario por encima del primero.

Ejemplo: Un PJ con 3 PA y este rasgo comienza una ronda trabándose en furioso combate con tres esbirros de un hechicero. Sus PA aumentan a 5. Pero tras el primer ciclo, un nuevo enemigo se une a la lucha, con lo que el PJ recibe 1 Punto de Acción adicional.

Esto mejora sus expectativas de supervivencia cuando lucha a la vez contra varios adversarios, aunque en realidad siga en desventaja. 

-Finalmente, está la cuestión de añadir más puntos de habilidad gratuitos, pero en realidad, esto prefiero mantenerlo al mínimo. Aumentar ligeramente el máximo de puntos que pueden ser invertidos en una habilidad, para asegurar un porcentaje suficientemente bueno, pero sin llegar a niveles que puedan ser exagerados. La mayor cantidad de puntos tiene como objeto principal el ampliar el abanico de habilidades con las que el PJ se desempeñe razonablemente bien, más que facilitar que su estilo de combate comience con valores superiores a 100%. Tener sus mejores habilidades entre 80% y 90% ya parecería suficiente, por lo menos para lo que tengo en mente.

Además, hay otra razón por la que prefiera no cargar mucho las tintas con el incremento de puntos de habilidad. Y es que todas las otras mejoras son, en realidad, fácilmente reversibles. Si el PJ se integra en un grupo, sus puntos de golpe y de suerte deberían volver a sus valores naturales, y su rasgo de combate sería sustituido por uno más habitual.

Todos estos cambios se hacen teniendo en cuenta al prototípico héroe bárbaro -al héroe guerrero, en realidad-, así que no son necesariamente extensibles a otros personajes que hagan uso de las tradiciones mágicas de RQ.

Actualizado: (En Con D de Dados, Nirkhuz ha realizado velozmente un desarrollo de esta idea, ampliándola de una forma muy interesante. Puede verse aquí.)

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ahora sólo me falta probarlo, a ver qué tal resulta.

      Eliminar
  2. ¿La Casa de Madame Charstenam es de Roberto Alhambra? Pues anda que no la habré jugado/arbitrado veces... Eso sí, las posibilidades de sobrevivir siempre fueron cortas, muy cortas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es suya. Y unas cuantas preguntas a la sección de RuneConsultas también ;).

      Eliminar
    2. De hecho, le he pedido permiso al autor para, una vez actualizado el escenario, dejar el resultado por aquí. Es una partida que me gustó mucho en su momento, por esa sensación de aventurera tipo Conan, y no me importará revisitarla con algún jugador.

      Eliminar
    3. Pues no sé nada de ningún permiso, no me ha llegado nada, pero por supuesto que te lo doy. Estaría bueno.
      Lo de sacarla de Glorantha me parece genial. Cuando he visto el enlace de Carlos he pensado automáticamente en RQ6 y en la ciudad estado que proponen, creo que se llama Meeren, donde encajaría estupendamente. Se me ocurre que los héroes pueden ser un grupo de hoplitas... pero vamos, cada uno que la haga como quiera.
      ¿Te atreverías a dirigirla un día por Hangout? Estaría genial para el ciclo de partidas épicas que estoy desarrollando...

      Eliminar
    4. Ups, menudo patinazo. Creía que Gilen había hablado ya contigo cuando se lo comenté preguntándole por tu dirección de correo. Me dijo que no había ningún problema, pero pensé que se refería a que él mismo te había explicado lo que quería hacer. Menudo fallo, he quedado fatal :(.

      Bueno, muchas gracias en cualquier caso. Tenía pensado ampliar algunas cosas y cambiar otras para "desencarrilarla" un poco.

      Lo del Hangout es como para pensármelo. No sé si RQ es un juego muy apropiado para ese formato, sobre todo si algún jugador no conoce bien las reglas. Pero lo dicho, me lo pensaré.

      En serio, me fastidia haberme equivocado de esta forma.

      Eliminar
    5. Jajaja... No pasa nada. Ya hablé con Gilen, todo en orden.
      Y me reitero en mi pregunta sobre el hangout... Y espero que digas que sí y verte dirigiéndola en mi canal. Puede ser genial.

      Eliminar
  3. También dirigí ese escenario hace muchos años. :-) Siempre va bien tener un escenario para un solo jugador, por si no puede quedar más gente, o sobre todo para poderle enseñar a alguien cómo son los juegos de rol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí ese escenario resultó muy revelador por razones que explicaré más adelante, pero que tienen que ver con el descubrimiento de que con los juegos de rol se podían jugar tramas más complejas de lo que yo estaba acostumbrado, cosas que resultaban más parecidas a una novela o un cómic.

      Y estoy de acuerdo en que tener un escenario para un único jugador puede venir muy a mano en ciertas ocasiones.

      Eliminar