domingo, 13 de diciembre de 2015

El Salón del Jarl


La gente de Walhalla se afana en dar a conocer su juego y hacer que alcance la mayoría de mesas de juego posibles, un esfuerzo que merece reconocimiento al seguir más allá de la conclusión exitosa de la publicación del juego. Está claro que tienen ganas de más.

Su más reciente iniciativa ha sido la de crear El Salón del Jarl, una suerte de juego organizado destinado a promocionar el juego de rol situado en la Plena Edad Media.

La idea es más o menos la siguiente: Se busca gente que tenga interés en dirigir partidas para este juego en eventos en los que se le pueda dar cierta difusión haciéndose conocer por nuevos jugadores. Clubes, asociaciones culturales, casas de juventud... Se trata de organizar sesiones de juego en lugares así, principalmente para jugadores -aunque lo sean por primera vez- que no conociesen este juego, sobre todo.

Los directores de juego interesados en comprometerse con este proyecto recibirán apoyo de la editorial para ello. Desconozco los recursos exactos con los que los miembros del Salón del Jarl son dotados para su tarea, pero parece que son suficientes incluso para aquellos que previamente a su ingreso si siquiera tuviesen un ejemplar del manual de Walhalla. Aparte de eso, escenarios que dirigir, e incluso algo de material para preparar una pantalla. De forma proporcional a la cantidad de partidas realizadas en un plazo de tiempo determinado se obtendrá una serie de beneficios mayores.

Esto último lo sé porque hace cosa de una semana participé en una de estas partidas. No como director de juego -ahora mismo tengo demasiadas cosas como para comprometerme con algo así- sino como jugador, pues un amigo, al que dirijo las partidas de RuneQuest, sí se ha sumado a este proyecto, y lleva ya algunos escenarios dirigidos. Y participé en una de sus partidas.

Se trataba de jugar El último servicio de Svidi Vatnarsson, un escenario disponible en libre descarga en Lektu. Yo no encajo precisamente en el perfil de los jugadores que participen en estas sesiones -a mí no tienen que convencerme de que el juego me podría gustar-, pero acudí de todos modos, en parte para hacer algo de bulto si se presentaba poca gente a la partida, en parte porque me apetecía jugar. Al final formé parte para complementar a los tres jugadores que se habían personado a la convocatoria realizada en el centro juvenil en el que estaba dirigiendo la partida. Había otros tres jugadores, uno de los cuales estaba a punto de probar por vez primera un juego de rol. Los otros dos ya tenían algo de experiencia, pero ni remotamente en nada parecido a Walhalla. Por eso de hacer un grupo de cuatro, y por participar, me uní al grupo.

Fue una sesión divertida, con algo de investigación. La verdad es que nuestros PJ andaron un tanto despistados a través de la trama, no descubriéndose el pastel hasta el final. Pero nos dio tiempo para reír un rato y terminar la aventura de un modo satisfactorio para todos, me pareció. 

Al jugar esta partida, y con respecto al juego en sí, me di cuenta de una cosa. Hasta el momento llevo tres escenarios diferentes jugados a Walhalla, dos en las jornadas Ludo Ergo Sum y este último. En cada uno de esos tres escenarios he jugado con un PJ diferente, siempre un pregenerado. Este tipo de personajes normalmente no me gustan, a lo sumo los debo considerar un mal necesario para ahorrar tiempo en partidas de este tipo. Autoconclusivas y con PJ específicos para las mismas, no es muy de mi gusto. 

Sin embargo, con Walhalla, me he dado cuenta de que no me importa jugar así. Creo que juntar una serie de escenarios inconexos entre sí y con grupos de PJ diferentes en cada ocasión -algo de lo que me aburriría pronto casi con cualquier otro juego- en este caso me puede gustar. Me recordaría a la serie de cómic Northlanders, que precisamente seguía esa misma dinámica.

En fin, ahí queda la cosa. Si alguien está interesado en el asunto puede echar un vistazo en la página de Walhalla, o en sus equivalentes en las redes sociales, para descubrir si hay alguna partida cercana en la que poder dar una oportunidad a este juego, que las hay incluso a través de los hangout de G+. O incluso comenzar su propia participación como miembro de esta promoción. Lo que decía al principio, un esfuerzo y una iniciativa digna de encomio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada